¡Ya es oficial! Ser transgénero es una elección, no una enfermedad
La OMS ya no considerará la transexualidad como una enfermedad mental.
Noticia

¡Síiii! Amix, estamos re felices porque el mundo pasito a pasito se está sumando al cambio, la diversidad se está normalizando y haciendo cada vez más visible, y eso lo tenemos que aplaudir. Hoy la euforia la tenemos gracias a un movimiento que hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS)al decidir ¡POR FIN! que ser transgénero ya no será considerado una enfermedad mental, pues es una elección de identidad que cualquiera puede tomar.

Esta decisión se acaba de dar el 25 de mayo y ve en pro de una gran comunidad de personas trans y no binarias que cada vez se hace más visible y más grande, una comunidad que ha tenido que lidiar con miles de broncas de discriminación, violencia, de burlas y acciones que joden sus derechos humanos. La identidad de género es una decisión personal que se piensa y sobre todo, se siente, no tiene naaaada que ver con algún desorden mental o emocional, mitos todos pendejos que se nos impusieron pero que por suerte se están yendo al carajo.

Son los pequeños detalles los que comienzan a generar los grandes cambio. Este decreto simboliza la libertad de expresión y decisión que cualquier persona tiene por el simple hecho de existir, y representa que quien desee hacerse una transición de género, tenga menos obstáculos que antes y tenga la facilidad de mandar alv a quien se atreva a pedirle algún diagnóstico médico mental.

Por favor, provoquemos que estas decisiones se sigan tomando con frecuencia, hagamos que el mundo normalice la diversidad sexual y la identidad de género. Pasemos la voz con este tipo de noticias pero principalmente, pongamos DIARIO nuestro granito de arena con nuestra actitud, o sea, seamos respetuosos, empáticos y amorosos, si tratamos a todxs de la forma en que nos gustaría que nos trataran a nosotrxs, todo sería mucho más fácil y armonioso.

Hace poco conmemorábamos el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, y recordábamos que la misma OMS había tomado en 1990 (aún ni nacíamos) la misma decisión con respecto a la homosexualidad que hoy toma con la transexualidad. Se tardaron un chingo, pero por suerte hoy ya podemos celebrarlo.