Troné con mi mejor amigo, ¿y ahora qué?
Qué hacer cuando las diferencias entre tu bff y tú son irreparables.
Noticia

Muchas veces se nos dice que los vínculos más fuertes son los que tenemos con nuestras parejas o con nuestras familias, pero, ¿dónde quedan lxs bff’s? Ese amix del alma que llegó en el momento menos esperado y sabe lo peor de ti, es quizás quien mejor te conozca pero también, quien más duele cuando se va. Y cuando tu bestie se va, ¿qué sigue, cómo lidiar con eso? 

No hay una respuesta concreta porque, para empezar, nadie está pensando en que va a pasar eso, porque pues no ma “es mi súper compa” o “es mi beffa de la vida”, entonces nunca nos vamos a separar. Esto, a diferencia de la familia o las parejas, es un tema del que no se habla mucho, y por eso podría costar chingo más de trabajo lidiar con una ruptura así, y aunque muchas de esas rupturas pueden ser temporales, puede llegar a ser por mucho tiempo, o forever and ever. 

 

Entonces, va de nuez, ¿qué hacer cuando tronamos con nuestros besties? Pues no hay reglas, cada persona reacciona distinto de acuerdo con su forma de ser, su temperamento y estado emocional, pero sí podemos darles uno que otro consejo para que ese rompimiento sea lo más leve posible, lo más llevadero dentro de la tormenta que significa que tu bff y tú se manden alv.

Date un break para sentir esa pérdida (ojo, queda claro que no hablamos de pérdida como muerte, sino como ruptura), ese tiempo en el que tengas que llorar, andar triste, enojarte y querer gritar, se vale, y de hecho es necesario, porque reprimir los sentimientos nunca es buena opción. Ese tiempo es tuyo y nadie te puede presionar para que ya no te sientas así, sin embargo, tampoco debes cerrar la puerta a consejos o gente que quiera apapacharte.

Procura no llenar tu agenda de eventos chiquitos y sin sentido. Ok, en un principio salir con otros amix o andar tindereando puede servirte de distractor, pero, entre más seguido lo hagas, más rápido te vas a hartar. La ausencia de tu ex bff no la vas sustituir con meetings o eventos superficiales, de hecho, no la tienes por qué sustituir. 

Habla de lo sucedido con la persona que más confíes. Bueno, quizás esa persona antes era tu bff, pero si ya no está, es importante que te desahogues contando lo sucedido a otra persona en la que confíes, con la que te sientas libre de platicar y sentirte escuchado. Si esa persona es amigo en común, ten en cuenta que podría serle un poco incómodo, así que mejor busca a alguien externo a esa relación. 

 

Acepta. Esto es lo más difícil en cualquier tema, la aceptación. Si ya se fue, ni pedo, si te buscó o le buscaste y no hubo respuesta recíproca, pues ni modo, piensa en que cumplió un papel muy importante en algún punto de tu vida, pero que eso ya es pasado. Sonríe al pensar en ese pasado y verás que poco a poco las heridas comenzarán a sanar. Al final de cuenta todas las relaciones están cabronas, todas son cambiantes, un hermoso desastre que puede seguir o terminar dependiendo de muchas circunstancias.