Tips para coshar cuando tu peso no te ayuda
Todo el mundo tiene sexo, sin importar su peso.
Noticia

Muchas personas tienen inseguridades provocadas por alguna incorformidad con su cuerpo, ya sea por tener cicatrices, por su color, por alguno que otro rasgo y claro, por su peso, lo cual a veces les pone nerviosos a la hora de desnudarse ante la otra persona. Esto sucede con personas que viven con sobrepeso, sin embargo, cuando van a coshar de forma consensuada, lo ideal es despreocuparse y solo dejarse llevar por la situación. 

Esto es primordial y es una invitación que les hacemos a nuestrxs radicales chubbies, deben saber que cuando alguien acepta tener sexo con ustedes, lo están haciendo con la versión que tienen enfrente, no con una versión imaginaria de alguien más, así que dejen de malviajarse y dedíquense a disfrutar la experiencia. Como sea, cada quien se hace sus propias reglas y tiene sus propios placeres, pero nos gustaría darles unos cuantos tips que podrán aplicar a la hora de coshar.

1.- Relájense y pónganse cómodos. Insistimos con el tema del consenso, porque en realidad es primordial para adquirir seguridad. Si la contraparte ya aceptó o nos propuso coger, ¡pues hagámoslo! Obvio estamos expuestos a sentir nervios o algo así, además de la natural excitación, pero entre más tranquilxs estemos y confiemos en nuestra belleza, mejor experiencia vamos a tener.

2.- Usa objetos que te acomoden mejor. Por ejemplo, unas almohadas acolchonaditas para sostener(te) cómodamente y que también podrían servir para jugar con tu partner. Usa tu imaginación. 

3.- Ve midiendo el ritmo. No es secreto que lxs chubbies pueden cansarse fácilmente, dependiendo de varios factores. En el sexo es igual, si te agitas demasiado platícalo con tu pareja y pueden bajar el ritmo mientras se acarician, besan o se estimulan de otras formas. 

4.- Comienza aplicando la de misionero o la de perrito. Son posiciones clásicas que a tooodos nos gustan y que además, pueden mantener una penetración sencilla, cómoda y constante. Por supuesto, después pueden comenzar a experimentar en distintas posiciones, dependiendo de ambas personas. 

5.- Juega con tus sentidos. Mucha gente que tiene problemas de body shaming se preocupan mucho por cómo los ve su pareja al momento de coger, si es tu caso, te recomendamos ponerte una venda en los ojos y simplemente sentir, tu pareja te hará pasar un buen rato y te confirmará que no tiene ningún pedo con tu cuerpo, así podrás también ganar confianza.

6.- Déjate llevar. Sabemos que a veces no es tan fácil, pero la neta, si ya estás ahí, ¡quítate los miedos! En una de esas comienzas a descubrir habilidades que no conocías y que tanto a ti como a tu pareja les pueda sacar una que otra sonrisa. 

Aquí el chiste es que te sientas empoderadx, que sepas que vas a compartir un momento íntimo con alguien más porque ambxs así lo decidieron, y de paso, saber que coger de forma regular también puede ayudarte a combatir la obesidad. Recuerden que todo sexo debe ser consensuado y con protección. ¡Disfruten!

Ilustración: Frances Cannon