Tengo herpes y necesito tu empatía, no tu juicio
Contraerla es mucho más común de lo que imaginas.
Noticia

Confesarle a alguien que tienes herpes es algo bien difícil, sobretodo porque el discurso social que provoca el contraer una ITS es completamente jodido, ya que la gente no entiende que cuando lo dices, es porque necesitas su empatía y cariño, no sus juicios ni regaños.

Obvio los momentos de calentura son infinitos, pero es una realidad que cuando queremos coger, nadie está pensando en contagiarse de algo así; el pedo es que, querámoslo o no, contraer herpes o alguna otra ITS es mucho más común de lo imaginamos, tanto que ahora que pasó Coachella, resulta que los casos de herpes se incrementaron considerablemente, gracias a los reportes de una curiosa app llamada HerpAlert.

Aquí es cuando una persona se siente en un callejón sin salida, porque vienen los infinitos prejuicios, ya saben, el ‘por andar de caliente’, el ‘no mames pues tú te lo buscaste’, o hasta más culeros como ‘eso te pasa por puta’. En fin, el sexo y sus infinitos temas desatan estos estigmas imparables e innecesarios. Así que, si alguien tiene el valor de confesarte que tiene herpes, lo primero que debes hacer es agradecer su confianza y regalarle la tuya.

Esto es lo que nos interesa que quede claro, lo que tu mente debe cambiar. Debes entender que cuando alguien decide contarlo, lo hace después de mucho tiempo de pensarlo y de mucho miedo al rechazo y a la estigmatización, por eso antes de decir cualquier cosa, es mejor que permanezcas solo como un listener, hasta que la persona termine de platicar todo lo que necesite soltar.

Una vez que tengas la palabra, debes ser increíblemente responsable con lo que vas a decir, a veces unas palabras pueden joder incluso más que las propias acciones, y en estos temas, las formas en las que se dicen pueden ser cruciales para modificar el humor y hasta el estilo de vida de la persona. Antes de cuestionarle sobre la pareja que le contagió o sobre su experiencia sexual, dile que es alguien que vale la pena, que este episodio no modifica lo que piensas de ella / él, que le sigues queriendo igual que antes.

El que alguien más toque estos temas, es una buena oportunidad para que tú también te sueltes y te cuestiones. En realidad es súper común que te identifiques con alguno de los temas o experiencias que te platican, por lo que la conversación podría ser enriquecedora para ambas partes, porque pueden descubrir algunas cosas que no tenían claras, además de crear un ambiente de confianza y un lazo emocional fuerte.

Pregúntale cómo puedes ayudarle, cómo puedes estar más presente, quizás en un principio le de pena decirte lo que piensa, pero entre más confianza haya, mejor se sentirá y con más sinceridad te responderá. Eso sí, debes tener paciencia, pues estos temas provocan varios episodios de cambio de humor o de confesiones, y además si la persona decide contarlo a alguien más, es probable que reciba algunos comentarios hirientes que necesite llorar contigo. Para eso eres su amigx, su familiar o su pareja, para comprenderle y apoyarle.