Tengámos sexo
Sexo sano.
Noticia

La sexualidad es un tema poco abordado en diversos ámbitos como la escuela y la familia a pesar de que es un aspecto fundamental en nuestra vida. Un tema de esta importancia debería de ser tomado con total naturalidad para que pueda ser abordado con responsabilidad y a conciencia, es por esta razón que cada 4 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual.

La salud sexual está directamente relacionada con nuestros derechos sexuales. Si no tenemos el derecho de acceder a servicios como pruebas y tratamiento de VIH, de infecciones de transmisión sexual (ITS) o si no podemos acceder a información o educación de calidad sobre sexualidad, por ejemplo, no podemos tener salud sexual. Si vives en un lugar donde no puedes expresar tu identidad de género o tu orientación sexual, eso también afecta tu salud sexual. Sin derechos no podemos tener salud sexual, y la salud sexual abarca aspectos relacionados con nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestras relaciones de pareja y con nuestra identidad.

Lo más importante es no tener pena a iniciar conversaciones con uno mismo, con nuestros médicos y parejas sexuales. Comenzar a pensar: ¿Qué estoy haciendo para cuidar mi salud sexual? ¿Cuándo fue la última vez que me hice una prueba de VIH? ¿Cuándo fue la última vez que un médico examinó mis genitales? Con nuestras parejas, pensar cómo nos estamos cuidando y llegando a acuerdos para tener relaciones sexuales placenteras y con protección: ¿Con condón siempre, algunas veces o nunca? ¿Y en base a qué tomamos esta decisión? ¿Ya nos hicimos pruebas de ITS juntos? Estas son algunas de las preguntas que hay que poner sobre la mesa con nuestras parejas.

A lo anterior podemos agregar algunos tips que seguramente les podrán ayudar a cuidar de su salud sexual, así que lean con atención.

1. Conócete

Aprende a verte desnudo y a tocarte. De esta forma podrás expresarle a tu pareja lo que te gusta y lo que no. Además de generar confianza en ti mismo, podrás disfrutar del sexo sin inhibiciones.

2. Pon límites

La sexualidad no se trata solo de complacer los deseos de la pareja o los propios, en realidad se enfoca en satisfacer los de ambos. Sin embargo, primero deberás establecer límites y después aprender a marcarlos. Es importante que nunca te sientas forzado a hacer algo que no quieras.

3. Infórmate

Buscar temas de sexualidad no solo te darán ideas para disfrutar del sexo, también te darán la sensación de confianza y seguridad para saber lo que quieres, lo que puedes y lo que no debes hacer en la cama.

4. Protégete

Una buena salud sexual depende de múltiples factores, entre ellos el uso de preservativos, los cuales ayudan a prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS) y embarazos no planificados.

5. Compromiso

La fidelidad también es un hábito sexual para disminuir el riesgo de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual.

6. Higiene

Un cuerpo limpio es sinónimo de un cuerpo sano. Cuidar la higiene de tus partes íntimas, de tu ropa interior y el de tus encuentros sexuales, te ayudará a evitar infecciones en los genitales o ETS.

 

Photo by Vidar Nordli-Mathisen