Stonewall: 50 años de la lucha por el orgullo LGBT
Medio siglo después, la policía neoyorquina ofreció una disculpa por aquellos disturbios.
Noticia

Dicen los abuelos que “más vale tarde que nunca”, muchas veces aplica, otras veces pues ya pa’ qué, pero como también nuestros padres dicen, “la intención es lo que cuenta”. Han pasado 50 años de los famosos disturbios de Stonewall, 50 años de que comenzó el movimiento por el orgullo lgbt, tiempo más que suficiente para que, por fin, la policía neoyorquina ofreciera una disculpa.

Para ponernos un poco en contexto, en el lejano 1969 ser queer era ilegal en Nueva York y por consecuencia este tipo de discriminación era legal, así que la policía (entre otro tipo de autoridades) tenía derecho a irrumpir en ciertos sitios donde hubiera “sospechosa actividad lgbt” para así poder “limpiar la ciudad”. Entonces con la facilidad de sentirse con ese poder, entraron a un bar llamado Stonewall Inn para realizar los arrestos de rutina, pero esa vez fue diferente.

Esa redada a Stonewall ocasionó que muchos de los ciudadanos, queer o no, se sintieran hartos de las constantes actitudes discriminatorias de la policía neoyorquina, entonces con tanto ruido, vecinos y gente que pasaba cerca se congregaron para apoyar a los demás civiles, lo que obvio ocasionó que la policía tuviera mano dura y hubiera golpes y disturbios que por suerte no tuvieron mayores consecuencias. Durante esa noche, y como por los siguientes 6 días, se realizaron manifestaciones en pro de la comunidad gay, pues ya estaban hartos de vivir con miedo a ser arrestados y a no poder demostrar su orientación con libertad.

De hecho, a pesar de que está dlv que eventos jodidos como este inspiren a algo positivo, pues al final Stonewall sí tuvo una consecuencia que todos celebramos ahora, pues ahí comenzaron las marchas por el orgullo lgbt que 50 años después, nos tiene unidos para celebrarlo durante un mes completito.

Bueno, la mini clase de historia pride ha terminado, el chiste es que hace unos días, el Departamento de Policía de Nueva York, a través de su Comisionado, James O’Neill, ofreció una disculpa a toda la comunidad lgbt, y a la población en general, por los disturbios ocasionados hace 50 años, pero sobre todo, por la actitud discriminatoria y opresora que la policía tenía en ese entonces, una visión que no tiene cabida en una cultura tan diversa como la estadunidense.

Esto puede ser bien recibido por muchos, para otros podría ser irrelevante, pero a final de cuentas tomémoslo como un llamado hacia la tolerancia, como una invitación a que entendamos de una vez por todas que el respeto es la mejor forma de tener sociedades unidas.