Situaciones absurdas por las que pasa la comunidad LGBT+
A veces pareciera que seguimos en la prehistoria.
Noticia

Con toda sinceridad les puedo decir que me encanta que en RDCL compartamos info de noticias o acciones que están sucediendo en el mundo, en pro de la diversidad y la inclusión, porque la neta es que sí hemos avanzado. Sin embargo, hay partes donde pareciera que seguimos en la prehistoria, lugares en los que la comunidad LGBT+ no es aceptada y tiene que pasar por situaciones que son súper ridículas y absurdas.

De repente me topo en Twitter con un buen de banda que es bien malviajada y sacan cada comentario mamón LGBT-fóbico, que está dlv pero que digo, “ok, mejor ni hacerles caso”, pero lo culerísimo es cuando esa discriminación se pasa a la vida real, y se crean situaciones que a mí me suena ridículas y old-fashioned, pero que lamentablemente tienen en muchos casos el sustento de la ley.

Por ejemplo, la última mamada que hizo el gobierno de Nuevo León... ¿es neta? Si no están enterados, pues les cuento que a estos regios se les ocurrió aprobar una iniciativa para que los médicos se sientan con la libertad de negar sus servicios a la comunidad LGBT+. O sea, ahí su fobia atenta incluso contra la salud de las personas, porque imaginen que de repente se sientan de la verga y necesiten una revisión urgente y pues llegan y les digan “ahorita no, joven” solo por sus prejuicios. Terrible pero tristísimamente cierto.

Ese ejemplo bien reciente nos acaba de tocar a nosotros, pero también he leído cómo en otros lugares están súper cabrones con sus leyes retrógradas. Por ejemplo, en Arabia Saudita un compa gay llamado Suhail al-Jameel que es medio influencer en su país, fue arrestado por un motivo increíble: usar shorts cortitos en una playa. Wtf… o sea ¿hay que ir con pantalones o con túnicas o qué pedo? La bronca es que en Arabia es ilegal ser LGBT+, y por eso mucha gente vive su identidad en secreto, algo súper sad.

Bueno, esa zona de medio oriente en general tiene sus leyes bien absurdas, y los Emiratos Árabes Unidos obvio no se quedan atrás. Ahí si se te ocurre dar alguna muestra de afecto queer podrías estar penado hasta con 10 años de prisión, una tremenda pendejada, sobre todo si tomamos en cuenta que es un país con un alto nivel de turismo, y pues claro, muchos de esos turistas son abiertamente LGBT. Hace poco el Matty Healy de The 1975 desafió esas leyes y le dio un beso en la boca a un vato en pleno concierto, algo que de hecho ocasionó la euforia del público, y obvio, que la banda sea banneada del país.

Estos son no más 3 ejemplos que les pongo, 3 de miles que seguramente existen, y aquí es donde de repente pierdo la fe en la humanidad y creo que estamos de la chingada, pero aún así, sigo pensando que son más las acciones de apertura que estamos provocando alrededor del mundo, así que, más temprano que tarde, estos gobiernos tendrán que cambiar sus leyes. Love wins, always