Sexting and chill…
La penetración no es indispensable para pasarla rico.
Noticia

Hablar sobre sexualidad siempre es causa de diversas opiniones, es un tema que para algunos es tabú y para otros la cosa más normal del universo, sin embargo, mucho se dice que actualmente disfrutamos nuestra sexualidad, pero no precisamente por coger. Es aquí donde el sexting y mandar el pack aparecen como algunas de nuestras formas favoritas para prendernos y ponernos calenturientos.

Y esto es una realidad, aunque obvio nadie va a negar un rato de pasión donde la penetración sea el acto principal. Hoy en día es súper común agarrar nuestro celular y andar tirando piropos candentes a través de mensajitos, pero si a esos mensajitos le agregamos alguna foto sexy (aka el pack) todo se pone mucho mejor. La prontitud de las redes sociales hace que la distancia se vuelva en realidad un estimulante, por eso nos atrevemos a mandar cosas, y entonces comenzamos a sentir un vértigo que explota cuando la otra persona nos corresponde.

Podemos pasar horas sexteando, jugando con las situaciones, adivinando qué va a hacer el otro y manteniéndonos a la expectativa de cómo va a reaccionar nuestra mente y claro, nuestro cuerpo. Gracias a este tipo de adicciones digitales es que mucha gente cuestiona nuestra actividad sexual, pues al desayunar, comer y cenar appsnos alejamos más de las experiencias presenciales.

Lo que pasa es que hemos entendido, quizás más que generaciones anteriores, que podemos llegar a la excitación de forma muy fácil, y no necesariamente a través del coito. El auto-estímulo también está presente, si de repente andamos medio hornies y no tenemos con quién compartirlo, pues para eso están los juguetitos o hasta los videitos, al final de cuentas el placer lo podemos tener en el momento que nos dé la gana.

Como sea, al final lo que nos encanta es pasarla rico sin importar lo que los demás opinen, allá ellos si piensan que aún somos vírgenes o que no nos gusta coger, simplemente vemos las cosas de otro modo.