Razones por las que te puedes considerar un stalker pro
Pasar de la curiosidad a la obsesión bien común.
Noticia

¿Te consideras stalker? Para qué nos hacemos güeyes, todxs lo hemos sido en algún momento, ya sea porque vimos a alguien que nos gustó  y queremos investigar sobre su vida, o porque tronamos con nuestra pareja y queremos estar al tanto de lo que hace, o por mil razones más. Claro, hay niveles, y hay quienes se clavan muy cabrón y a lo mejor, sin darse cuenta, se convierten en stalkers nivel pro.

No hay un reglamento de stalkers ni nada por el estilo, pero por supuesto que hay comportamientos comunes que muchxs hemos seguido y que nos han llevado a un camino que, incluso, podría ser medio enfermizoAndar checando la vida de alguien más no es precisamente algo saludable, para ninguna de las partes, porque sí, ya sabemos que es “no más tantito” o “solo por ahora”, pero nel, es súper común que algo que en teoría comienza como una curiosidad, se convierta en obsesión.

¿Vieron la serie ‘You’? Bueno, ese compa es un ejemplo muy cabrón de stalker, un estilo de vida y de actuar que neta no le deseo a nadie porque está bien freak, pero que, en muchas ocasiones, va ligado a trastornos mentales y emocionales. Estamos en una era bien digital y ahora conocer a alguien y conseguir sus datos online es súper fácil, por eso también es sencillo que, andar de stalker, se convierta en una adicción.

Ponte a revisar tus acciones, porque seguramente al despertar agarras el celular de inmediato y te metes a revisar toooodos los perfiles de tu date, o tu ex, o esa persona que apenas viste y te crusheó. Confiesa que ya te sabes su rutina, el tipo de stickers que usa en sus stories, los filtros de sus selfies, y hasta sus estados emocionales con tan solo leerle en un tuit. 

¿Se han dado cuenta de cuánto tiempo les consume hacer esto? El pedo es que muchas veces lo normalizamos y no topamos todos los side effects que podemos provocar, porque, claro, cuando stalkeamos y vemos algo que no nos gusta, nuestra mente nos hace mierda y nos podemos deprimir o enojar, entre tantas cosas, pero lo peor, es cuando ya traspasamos la línea de la violencia, y afectamos a la persona que estamos acechando.

Responder sus stories todo el tiempo, darle like a todos sus posts, escribirle aunque no nos de entrada o aunque ya nos haya mandado alv, son indicios que debemos frenar. Sí, ya sé que hay también mil pretextos para justificar los actos, pero invadir la privacidad de alguien y conocer toda su vida sin consenso, es algo que está de la chingada.

Lo peor es que muchas veces no solo revisamos a LA persona que nos interesa, sino también a sus nuevxs dates, sus friends, a toda persona que se atreva a darle like, revisamos sus checkins y hasta a veces nos creamos un perfil falso para meternos a ver sin que sepan que somos nosotros. ¿No es esto shitty y enfermizo? Hay que aceptarlo, aunque de hecho uno de los principales problemas de los stalkers, es justo eso, que lo niegan todo el tiempo.

Hay que ponerse un alto, somos capaces de eso, y si de plano vemos que no podemos y este rollo no está afectando mucho, busquemos ayuda profesional o platiquémoslo con quien más confiemos, porque sin afán de exagerar, un stalker podría hacer cosas de las que se arrepentiría el resto de su vida, y pues eso no está nada chido.