¿Por qué los hombres gay odian su cuerpo? La maldición del #BodyShaming
Inseguridad y miedo a no cumplir con los estereotipos son las principales causas.
Noticia

Dicen que para triunfar se deben de seguir ciertas reglas, y aunque ignoramos quién demonios las inventó e impuso, muchas veces estamos como pendejos siguiéndolas al pie de la letra. Esto pasa muchísimo con nuestros cuerpos. Se nos ha impuesto que para vernos bien, debemos tener una figura delgada y que sea atractiva para la vista de los demás. Y para llegar a eso, es cuando a veces nos jodemos de más.

Ya sea en concursos de belleza, en publicidad por todos lados o hasta en el mismo porno, pero siempre vemos gente “con un cuerpo ideal”. ¿Ideal para quién? Esa respuesta podría tener muchas vertientes, pero lo real es que el cumplir estos estereotipos ha hecho que la gente no acepte su cuerpo tal y como es, pasa en todas las comunidades, pero es sumamente seguido que pase con los hombres gay.

Lo culero es que muchos cargan con estos traumas desde pequeños, cuando en la escuela los compañeros se burlaban de si eran gorditos o tenían barros, etc., etc., etc. Esas reglas de belleza social lo único que han hecho es jodernos la vida y crearnos metas falsas a las que tenemos que llegar a huevo. Los chicos gay se han tomado esto muy en serio. A ellos les importa mucho mostrar un cuerpo estético, flaco pero con algo de músculo, una piel suave y cutis terso, una imagen que inspire y que sea atractiva para la sociedad.

Entonces para llegar a eso, muchos sufren de trastornos de alimentación: comen poco, se causan vómito… comen mal, básicamente; otros hacen ejercicio excesivo, pasan muchas horas en el gym; otros incluso se meten pastillas o se untan cremas, el chiste es que el descontento por su figura actual los “motiva” a tener ciertos hábitos que pueden resultar contraproducentes. Lo peor de todo, es que son los mismos chicos gay los que exigen cumplir esto requisitos, son ellos los que tienen gordofobia y provocan todo esto, meh.

Hay que cambiar esta mentalidad de una vez por todas y mandar al body shaming a la verga. Es un tema mundial y de hecho le pasa a muchos famosos, lo bonito es cuando se da el paso adelante y llega ese momento hermoso de aceptación, así como lo hizo Sam Smith, entre tantos.

Quiéranse, amigos, mucho.

Photo by Noah Buscher