Plásticos y desechables, fue un placer conocerlos
En 2021 se prohibirá su comercialización en la CDMX.
Noticia

Estamos en una época de inminentes cambios, no solo en nuestro país, sino en todo este hermoso planeta en el que vivimos y al que hemos ido jodiendo poco a poco. El cambio climático es un hecho, la contaminación está muy cabrona y mucho se debe a nuestra pésima costumbre de consumir miles de bolsas de plástico y productos desechables de un solo uso. Por suerte, en la CDMX se acaba de aprobar una reforma que mandará alv a este tipo de contaminantes.

A veces no nos damos cuenta y creemos que una pequeña acción no hace la diferencia, pero la realidad es que si juntamos cientas de pequeñas acciones, sí se hace un chingo, tanto positiva como negativamente. ¿Quieren ejemplos? “Póngale doble bolsa para que no se rompa”, o “qué hueva lavar trastes, mejor usemos desechables” o hasta acciones de buena fe como “unos globitos en la oficina para celebrar tu cumpleaños”. Así de fácil, cosas súper cotidianas con las que hemos ido acabando con nuestra Tierra.

Y como acá somos sumamente consumistas y egoístas, pues el plástico y los desechables son siempre las opciones más sencillas, la salida fácil, y aunque ya existen campañas de ciertas empresas donde nos invitan a hacer conciencia sobre este tipo de productos, la realidad es que seguimos ignorando la gravedad del asunto, pues nuestras acciones no solo nos joden a nosotros mismos, sino a los animalitos, a las plantitas, al medio ambiente, a todo.

Bueno ya, fue mucho rollo y mucha queja, así que mejor démosle vuelta al asunto y hablemos de lo bonito. Hace pocos días se aprobó una modificación a la Ley de Residuos Sólidos, la cual entrará en vigencia en 2021 y evitará que haya comercialización, distribución y entrega de productos de plástico y desechables de un solo uso, como las bolsas, cubiertos, platos, popotes, mezcladores, globos, vasos, charolas y más, a menos que sean biodegradables. Todo esto en pro del medio ambiente.

Sí, faltan dos añitos, pero el tiempo se pasa en chinga, además, pues un cambio así de importante en una industria que deja muchísima derrama económica, no puede hacerse de un día para otro, se necesita una transición. Por otra parte, la transición más importante es la que está en nuestras cabecitas, pues si nosotros comenzamos a ser de verdad conscientes y entender que mucho de lo que usamos en realidad no es necesario, podremos tener mejores resultados.

¡Bienvenidas estas propuestas!