No es brujería, es visibilidad: los personajes queer en Sabrina
Amamos a Ambrose Spellman y Theo Putnam.
Noticia

Érase una vez una bruja adolescente llamada Sabrina, que causó un hype enorme en los chavos de finales de los 90´s y principios del nuevo siglo, cuando nosotros éramos unos bebecitos. Ahora en 2019, en tiempos de diversidad y visibilidad, Sabrina ha regresado para contarnos sus aventuras, y lo ha hecho con rodeada de personajes queer muy peculiares como el pansexual Ambrose Spellman y el transexual Theo Putnam.

Esos tiempos locos en los que se veía a un gato hablar han quedado en el pasado (sniff sniff), pero ahora tenemos nuevos personajes bien particulares e interesantes, que reflejan la diversidad que este planeta tiene y necesita. Aunque quizás no lo esperábamos, el nombre de un tal Chance Perdomo de la nada se metió a nuestras mentes, pues este morro de 22 años es el actor que personifica a Ambrose Spellman, el personaje pansexual de la serie que (no lo digas, no lo digas, no lo digas) se ha vuelto más popular que la misma Sabrina.

Él también es brujo, es primo y cómplice de Sabrina, su forma de ser es fresca y cómica, es un tipo cuyo poder de persuasión es muy alto. Le encanta el cuerpo humano y meterse en líos, le gustan hombres y mujeres, y sabe un chingo de brujería. Desde los primeros capítulos nos llamó muchísimo la atención y sin pedos podemos decir que es el personaje principal de la serie, con el perdón de la Sab.

Por otro lado tenemos a Theo Putnam, cuyo nombre era Susie antes de hacerse la transición. Este personaje está padrísimo porque es uno de los mejores amigos de Sabrina, él sabe su vida y secretos, pero además, la tiene como un apoyo emocional para sus decisiones de identidad y visibilidad de género. En la serie comienza siendo Susie, pero es muy emotivo ver cómo se convierte en chico, en el Theo que ahora nos emociona.

Lo mejor de esto es que el personaje es interpretado por alguien identificado como  no binario, algo que debemos aplaudir porque hoy en día vemos cientos de actores cisgénero haciéndola de no binarios, cuando la realidad es que, por más cabrón que hagan su chamba, no saben lo que es vivir como uno de verdad. Algo que el actor Lachlan Watson siente de verdad y está transmitiendo en la serie, a través de su visión y experiencia en la vida real.

 

Y bueno, obvio Sabrina tiene también lo suyo, pues en ella vive un constante empoderamiento femenino que vale la pena mencionar, aunque luego le saque ronchas a la gente de Twitter que no aguanta los esfuerzos feministas. La verdad es que este regreso de Sabrina ha sido muy positivo, tanto en cuestiones de mero entretenimiento, porque la serie sí está chida, como en visibilidad y apertura de género, algo que agradecemos a los creadores y obvio al mismísimo Netflix también.