Ni la depresión impidió que Justin Bieber se subiera al escenario de Coachella
Ariana Grande sorprendió al público al invitarlo a cantar con ella.
Noticia

Ya desde el primer fin de semana de Coachella habíamos visto que Justin Bieber andaba colado en el público viendo cómo morras como la Billie Eilish la rompían, y aunque no estaba en el escenario, su simple presencia fue motivo del alboroto general. Pero no contábamos con que el vato mandara alv su depresión y se subiera a cantar, mucho menos con Ariana Grande, pues ella había dicho que no tendría nuevos invitados.  

¡Pero sí pasó! Y ese fue EL highlight del segundo fin de semana de Coachella, no hay más.

Suertudotes los que anduvieron por allá. De por sí solito el show de Ariana fue motivo suficiente para emocionarse, saltar, bailar y cantar, seguramente cuando invitó a Justin todo el mundo se volvió loco, y más cuando ambos comenzaron a cantar ‘Sorry’. Al final Justin comentó: “tenía como dos años de no pisar un escenario, vine aquí y no tenía idea de que me iba a subir”...suena a una mentirilla planeada, pero es lo de menos, lo más chingón es que al mero final aventó una frase que muchos querían escuchar: “new album soon”.

Y bueno, al final todo el mundo tiene derecho a especular y a emocionarse como le dé la gana, de eso se trata también la música.

Además de esta actuación estelar, Coachella tuvo otros momentos chingones que emocionaron a más de uno. Jaden Smith apareció en el festival por primera vez para dar al público una buena dosis de hip-hop, pero todo se puso más emotivo cuando su papá, Will Smith (sí, aquél Príncipe del Rap que veían tus tíos en la tele) se subió a cantar con él.

El loco de Kanye West también nos dio de qué hablar (¿cuándo no?), esta vez con una presentación bien weird que iba de la mano con el Día de Pascua, pues parecía que el vato era el mesías y estaba acompañado de decenas de fieles. Obvio él era la voz líder, pero llevó un coro muy cabrón como si fuera de iglesia, y juntos cantaron varios temas tanto personales como cóvers, yendo del gospel al hip-hop, pasando por funk y rap.

Los Tame Impala también se rifaron, su show siempre es garantía de un buen viaje de rock y psicodelia, muchos colores y sensaciones se viven con ellos. El extra de su presentación este fin de semana fue que invitaron a A$AP Rocky a cantar con ellos un par de temas, y lo hicieron muy chido, prendieron a la banda y sonaba bastante bien, al menos de acuerdo a los videos y comentarios que la gente subió a twitter.

Así se ha ido esta edición 2019 de uno de los festivales más importantes de gringolandia, mucha buena música, diversidad y emociones. ¿Cuál fue tu momento favorito?