Modificación corporal, ¿cuestión de libertad o de principios?
Prácticas consensuadas que pueden resultar extremas
Noticia

¿Has escuchado hablar sobre la modificación corporal? No se trata solamente de tatuarte o ponerte una expansión, que si bien literalmente sí significa una modificación a tu cuerpo, no tiene nada que ver con este concepto. Este pedo va mucho más allá, pues llega incluso a la mutilación de alguna parte de tu cuerpo, claro, con tu consentimiento. Para muchos este es un acto de libertad, pues cada quien tiene derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo, sin embargo, para otros, esto es sumamente perturbador, indecente y falto de principios.

El body modification es una práctica en la que de manera deliberada se altera alguna parte de tu cuerpo, es algo que hemos visto en infinitas ocasiones en fotos de historia mundial (¿les suena las “mujeres jirafa”?), pero que aún sigue considerándose como un tabú y una actitud extremista. Y aunque muchos de estas decisiones se han tomado con base en motivos religiosos o culturales, actualmente también se han sumado los motivos simbólicos y obvio, los estéticos.

El ruido que hace este tipo de práctica es tremendo, porque los resultados podrían ser perturbadores. Hace poco en Inglaterra el tema se hizo muy viral gracias a que un famoso tatuador, conocido como Dr. Evil, fue declarado culpable por realizar la modificación corporal de 3 personas. A uno le partió la lengua a la mitad, a otro le extrajo un pedazo de la oreja, y al restante le extrajo un pezón. Suena horrible y visualmente puede ser bien freaky, pero fue una decisión de los clientes y de nadie más. ¿Entonces por qué lo condenaron?

Este es uno de los debates que actualmente se están dando, y es que para realizar una práctica de este estilo, se necesita evidentemente contar con instalaciones seguras, con equipo sanitizado y con una persona competente que tenga idea sobre lo que está haciendo y sobre todo, un panorama sobre los posibles efectos secundarios que la cirugía podría provocar. Es un pedo muy cabrón, porque obvio no existen carreras ni diplomados para modificación corporal, entonces pues elegir a quien te va a alterar tu cuerpo no es una decisión al ahí se va.

Gracias a que sus prácticas se hacían sin entrenamientos médicos o algún entorno clínico, fue que decidieron iniciar proceso en contra de este sujeto, a pesar de que sus clientes lo han defendido y han manifestado lo principal, que la decisión fue completamente de ellos, completamente racional. Quizás esto sirva de precedente para que se creen regulaciones reales sobre estas prácticas, y así las personas puedan decidir sin prejuicio alguno qué hacer con sus cuerpos.