Millenials evitan abrazar a personas con VIH
¿Es esto un acto de discriminación?
Noticia

Hablar de VIH es algo que en pleno siglo XXI sigue causando conflictos en las personas, es un estigma lleno de prejuicios que provoca reacciones como “eww” o “fuchi” o “no way”, todo porque obviamente seguimos rodeados de desinformación

Claro, nadie está pensando en contraer VIH (o bueno, de hecho sí existe gente a la que eso le da placer wtf), es normal que le huyamos, pero un reciente estudio reveló que, para 30% de millenials de 23 a 36 años, tener contacto físico (como un abrazo) o social (como chatear) con alguien afectadx, es algo que tampoco entra en sus planes.

Hacer una afirmación relacionada a esto quizás podría ser atrevida, pero se me vienen a la mente dos cosas. La primera, pues la gente sigue pensando que el contacto así todo casual como el dar la mano, es símbolo de contagio, y pues no mamen, no, eso no sucede y pues por eso este rollo de la desinformación sigue siendo tan preocupante. Y la segunda, es que la palabra discriminación sigue en nuestro ADN, porque, quiéranlo o no, evitar a alguien por alguna característica pues sí es discriminatorio. 

Anyway, esta encuesta que fue hecha por la Prevention Access Campaign tiene como objetivo justamente cambiar la percepción de ciertas cosas que rodean el VIH, si bien es un tema súper profundo, algunos de esos prejuicios básicos siguen jodiendo las mentes de las personas y provocando comportamientos culeros.

Así lo dijo un compa que trabaja en esta asociación: “a pesar de los avances científicos y las décadas de educación sobre VIH, los resultados nos muestran una tendencia preocupante: los jóvenes adultos no están informados de forma efectiva sobre las cosas básicas del VIH.” Esto por supuesto que va también de la mano con la educación sexual, otro tema que tiene chingos de mitos y que a su vez provoca chingos de problemas, no solo en USA (donde se hizo la investigación) sino en el mundo.

Una persona que tiene VIH lo que menos necesita es nuestro rechazo, así que demostrémosle que no está sola, hagamos que ese dolor que trae cargando sea un poco más leve, en vez de echarle más peso al asunto.