Miley Cyrus y cómo destrozar el supuesto modelo femenino ideal
La autenticidad no es algo sencillo para los artistas.
Noticia

Si algo hemos aprendido cada vez que sabemos algo de Miley Cyrus, es que es una mujer única, atrevida y controvertida, cuyas palabras y acciones siempre dan mucho tema de plática, y aunque quizás la gente más cerrada dirá que está loca y que es un mal ejemplo para sus hijas, en realidad su forma de ser es un gran ejemplo de cómo mandar alv la imposición del supuesto modelo femenino ideal.

Ya saben, la cultura machista ha dictado desde tiempos inmemoriales que las mujeres son débiles, que tienen que vestirse y verse bonito, ser calladitas y acatar órdenes, mamada y media que de alguna forma se sigue dando en todos lados, incluso en el mundo artístico donde ella pertenece. Es que a los famosos también se les han impuesto “ideales” de cómo deben comportarse, cómo deben ser con sus fans, cómo tratar a la prensa, o hasta de qué cantar, cómo vestirse o cómo reaccionar ante la crítica, etc., algo que Miley quiere que deje de suceder, porque eso impide que el artista sea auténtico.

Hace unos días la Cyrus usó su twitter para hablar al respecto y abrirse ante su gente. Es una especie de carta confesión en la que entiende lo que significa ser famosa y sobre la transparencia que eso representa, igual se echa un choro sobre muchas cosas que hizo más chava, sobre sus locuras y anécdotas cagadas o jodidas, y sobre su ruptura con Liam Hemsworth en la que especifica de una vez que no se dio por engañarlo. 

Después de una cadena de varios tuitsMiley acepta que todo eso ha quedado en el pasado, es historia, pero que esa historia la ha llevado a donde está ahora y la ha hecho madurar. Pareciera de alguna forma que el papel que hizo en ‘Black Mirror’ la dejó pensando, porque si ya vieron el capítulo, su personaje es una pop star que frente a las cámaras pareciera estar feliz, pero que en realidad está súper sad. Igual Miley ficticia inspiró a la Miley real para sincerarse y hablar sobre la importancia de ser quien es.

A final de cuentas tiene sentido lo que dice, solo quiere dejarse llevar y disfrutar su felicidad, hacer cosas que le gusten y le satisfagan a pesar de las burlas o críticas que puedan representar, lo único que le caga es que se inventen mentiras sobre ella, porque cuando de verdad hace algo, hasta lo confirma orgullosa. ¿Para qué cumplir los estándares cuando se puede ser libre y auténtica? Well done, Miley.