Lo siento, mamá, pero no quiero tener hijos
La tendencia por no tener hijos es cada vez más fuerte en las nuevas generaciones.
Noticia

Hoy jueves 11 de julio se celebra el Día Mundial de la Población (sí, eso existe) que se originó por primera vez en 1989 y que busca crear visibilidad sobre las broncas y carencias mundiales sobre este tema. Pero cuando leemos población, quizás lo primero que pensamos es un “somos un chingo”, y aunque nuestras mamás y familiares nos preguntan “¿para cuándo la bendición?”, pues we are sorry, porque no queremos tener hijos.

Esto ya no es un secreto, ya desde hace años nos topamos con más y más parejas que en sus planes no está procrear hijos, por eso ahora es tan común ver lo de perrhijos o gathijos, porque preferimos mantener a un animalito que a un bebé. Razones, pueden haber muchísimas, pero de acuerdo con lo que hemos visto, leído y escuchado acá en nuestro México, estas podrían ser las más importantes. De antemano sorry si herimos algunos sentimientos, pero pues así son las cosas.

El planeta no necesita más millones de habitantes. Ok, no tenemos cifras exactas pero eso es lo de menos, el cambio climático es un hecho y traer más humanos hará que el mundo se siga jodiendo. ¿Por qué? Pues fácil, mucha más contaminación, consumismo a lo pendejo, cosas que ya hacemos pero que con cada nuevo bebé se incrementan. Es urgente que cambiemos un poquito nuestro chip y veamos más por la Tierra que por nuestra especie, to be honest.

La (des)estabilidad económica es otra razón muy cabrona para no tener babies. Es una cadenita que vamos armando porque pues tener varo está cabrón, encontrar chamba o iniciar un negocio es bien difícil porque hay un chingo de competencia y porque la paga o ganancia está por la verch, ya saben, la desigualdad. Entonces, pues tener bebé requiere mucho tiempo y esfuerzo, pero también muchísima lana. 

Y la realidad es que preferimos gastar esa lana en otras cosas que nos hagan felices, principalmente experiencias como viajes o actividades en pareja o con amix, además de claro, comprar artículos digitales o alguna otra cosa trendy. De por sí está cabrón complacernos así, porque el dinero se nos va con la renta, el internet la comida, la mascota, etc., entonces si a eso le sumamos una nueva personita, pues bye bye a nuestros placeres.

El tiempo es el otro motivo fuerte. La vida es corta y queremos hacer mil cosas, muchas solxs y muchas acompañadxs, pero pues tener un bebé modificaría al 100% nuestros planes y algunos de esos sueños. La verdad es que preferimos dar nuestra energía diaria a otros proyectos que nos satisfagan, en vez de andar 24/7 al pendiente de un alma pequeñita. 

Quizás algunas personas crean que este tipo de pensamientos son egoístas, y está bien, no queremos cambiar su mentalidad, además, no tener hijos no significa que no seamos capaces de dar amor, porque diario lo demostramos con muchas acciones hacia gente que nos importa y al mismo planeta, claro.  Así es como actualmente muchos cuidamos de nuestra población.