Lagerfeld y Chanel, más de tres décadas de amor y moda
El diseñador alemán fue uno de los principales culpables del posicionamiento de la marca.
Noticia

Sufro una especie de alzhéimer con mi propio trabajo, lo cual es muy positivo. Hay que olvidarlo todo y empezar de nuevo”. De esta forma pensaba Karl Lagerfeld, contrario a muchxs, este geniol no tenía miedo por empezar nuevamente, al contrario, todo representaba un reto y una oportunidad para proponer y ser radical.


Foto: © Vogue

En 1983 llegó a Chanel para revolucionar no solo a la marca, sino a la industria de la moda completa. El éxito sin duda alguna fue gracias a su talento pero mucho tuvo que ver la confianza que recibió por parte de los dueños para crear e innovar, sin prisas y sin límites, con toda la libertad para proponer. Lagerfeld entendió muy bien que para avanzar había que reinventarse y adaptarse a las nuevas épocas, así los diseños siempre tendrían un toque fresco, vigente y transgresor.

Si le echamos un ojo a los diseños de Lagerfeld para Chanel, resultan igual de atractivos los hechos en la década de los 80’s que los de la década actual (2010’s), porque a pesar de tener tantos años de distancia, jamás pasan de moda, o sea, son ETERNOS, una palabra-concepto que definió el diseñador. Esa fue una de las más grandes aptitudes que tuvo, un tipo que se definía a sí mismo como creativo, porque si dejaba de crear, se aburría.


Foto: © Reuters

Los vestidos, bolsos, calzado y demás diseños en los que Lagerfeld estuvo involucrado, representan glamour, extravagancia e innovación, sin perder jamás la elegancia que también lo caracterizaba. Lo curioso es que los buenos resultados no hacían que el tipo se detuviera a descansar, al contrario, se clavaba en nuevos proyectos: “soy una especie de ninfómano de la moda que nunca alcanza el orgasmo”, decía.

La eternidad de sus diseños y visión continúa rindiendo frutos, pues actualmente, según una lista de Forbes de 2018, Chanel se encuentra dentro de las 100 marcas más poderosas del mundo con un valor estimado de 8 mil millones de dólares, ¡no jodan!

Choupette, heredera y fuente de inspiración.

Además de la gran cantidad de celebridades, modelos, actrices, musas que el diseñador tuvo, una de sus principales fuentes de inspiración fue su gata Choupette, a quien la consideraba como el “centro de su mundo”. El vínculo con la gatita fue tan fuerte que incluso creó su propia cuenta de Instagram, además de diseñarle su propio cuarto. Por si fuera poco, Choupette será heredera de parte de la fortuna de Lagerfeld, tal y como él mismo lo adelantó el año pasado en entrevista.

Seguramente se hablará mucho sobre Choupette en los próximos días, y cómo no hacerlo, si fue la última gran compañera en la vida del gran Karl Lagerfeld.