La técnica del espejo sí podría combatir los trastornos alimenticios
Y además beneficia tu autoestima.
Noticia

¿Alguna vez han escuchado hablar de la técnica del espejo? No es algo de lo que se hable mucho o que consideremos muy común en realidad, pero es una especie de terapia que personas usan para combatir los trastornos alimenticios y al mismo tiempo para aceptar su cuerpo y mejorar su autoestima.

Ok, maybe términos como anorexia por un lado y body shaming por el otro, les son familiares, sí, son conceptos que viven en un chingo de gente que no está a gusto con su cuerpo, pero que además, podrían también tener alguna bronca con su salud mental. Para lidiar con esto pues existen terapias, dietas, consejos, etc., muchas formas que pueden ayudar a que la persona se sienta bien consigo misma, pero es algo que a veces cuesta un chingo de trabajo.

La técnica del espejo es un de esas terapias o estrategias, como quieran llamarle, y pues es tan literal como su nombre, pues se trata de ponerte frente a un espejo y contemplar tu cuerpo. Claro, seguro están pensando ‘wtf’ o ‘no mamar’, pero es real y lo han experimentado varias personas a nivel profesional. El verte al espejo podría ser el inicio de una aceptación, mirar cada parte de tu cuerpo y decir en voz alta qué piensas podría liberarte un poco aunque seguramente dirás que todo es horrible.

Va, se vale. Pero, ¿y qué tal si al describir tu cuerpo lo haces como si fuera el de alguien más? Ahí la cosa cambia, porque tendemos a ser más duros con nosotros mismos que con los demás, porque pues tenemos ciertos estereotipos que la mass media ha impuesto y a veces queremos imitar, pero cuando ya no se trata de nosotros, nuestra mentalidad normalmente cambia. Si describes cada parte de ti como si fuera la de alguien más, es probable que esa dureza se vaya ablandando, y que poco a poco entiendas que, son simplemente partes del cuerpo, huesos, carne, y nada más. 

Por supuesto esto requiere mucho tiempo, paciencia, dedicación y claro, supervisión de alguien pro, no es tan sencillo como se lee, no es magia y de hecho no es garantía de cambio, porque son muchos los factores que pueden modificar la experiencia. Sin embargo, quienes han llegado a ese punto de bajarle de culeros consigo mismos, han logrado sentirse mejor, aceptarse o casi aceptarse como son, y cuando sucede pues casi automáticamente la autoestima sube. En el caso de la gente que tiene broncas alimenticias, esto también puede ayudar a que mejoren sus hábitos, porque con la aceptación, su visión de vida cambia radicalmente. Es como un nuevo comienzo.

Si creen que se identifican con alguno de estos trastornos y les llamó la atención la terapia del espejo, atrévanse a preguntarle a alguien de confianza o bien, a su terapeuta o psicólogo, si es el caso. Todo sea por sentirse mejor y quererse.