La popularidad de la ropa de segunda mano ha aumentado considerablemente
Ayudar a combatir el cambio climático es una de las principales razones.
Noticia

A todxs nos encanta usar outfits cool que nos hagan ver y sentir bien, nos late estar a la moda y sacar una que otra combinación cabrona que nos identifique de los demás. Para eso pues compramos ropa, y aunque claro que no somos ajenxs a las prendas nuevas, actualmente hemos recurrido mucho a los bazares para adquirir ropita de segunda mano, algo que se ha vuelto muy popular. 

Cada quien tendrá sus gustos, para eso existe una enorme cantidad de tiendas y diseñadorxs dispuestxs a complacernos, y si bien luego nos encanta subirnos al mame y comprar la t-shirt o los sneakers de novedad de nuestras marcas favoritas, últimamente ha sido más común vernos consumir local (lo cual está muy chido), pero sobre todo, consumir usado. ¿Por qué? 

Algo que obviamente no podemos dejar de mencionar, es la lana, comprar algo usado o reciclado nos va a salir más barato y eso siempre lo vamos a agradecer. Al mismo tiempo, nuestra lana estaría ayudando a las personas que nos están vendiendo la ropita, lo cual también nos encanta, sobre todo si son chavxs creativxs que reciclan y rediseñan. Y hablando de reciclar, una de las razones por las que la popularidad de la ropa de segunda mano ha aumentado, es justo por la conciencia eco-friendly, porque así ayudamos a combatir el cambio climático.

Ahora que ya muchxs mexicanxs se han sumado al Fridays For Future, inspirados por Greta Thunberg, hemos visto que sí hay una genuina preocupación por hacer algo que ayude a nuestro planeta, y entre varias ideas que ya existían pero que se están fortaleciendo, la de consumir ropa de segunda mano ha tomado mucha fuerza, pues muchxs chavxs creen que eso es algo necesario e indispensable, que solo puede tener resultados positivos.

Usar ropa reciclada por supuesto que genera menos desperdicios, menos contaminación, se generan menos emisiones de carbono que si estuviéramos comprando todo el tiempo cosas nuevas, eso es un hecho, y además, es una forma súper sustentable de consumir, lo que por ende, aunque quizás en un principio no estuviéramos conscientes de ello, nos permite combatir el calentamiento global.

Ojo, amix, nuestra intención no es como tal atacar a nadie, solamente estamos exponiendo los puntos relevantes que han aumentado el consumo de ropa de segunda mano. Y uno de esos, que es súper relevante, es dejar de apoyar a las grandes corporaciones que, por un lado, contaminan de forma estúpida con producciones enormes de ropa que mucha gente usa un rato porque es moda, y luego la manda alv, y por otro lado, explotan a la gente con trabajos mal pagados.

Viéndolo fríamente, usar ropa reciclada, rediseñada o de segunda mano tiene un chingo de pros, porque además de los temas que ya mencionamos, pues se siente chido usar algo que nos herede nuestra mami o nuestra hermana mayor, o incluso algún amigue que crea que el outfit nos va mejor; esto tiene también un vínculo emocional. 

Nada de malo hay en tener ropita usada, su estatus no va a bajar ni nada, quítense eso de la mente, lo mejor de esto es que casi siempre en los bazares nos topamos con algo que va con nuestro estilo.