La masculinidad tóxica enferma a la sociedad y es carísima
Hemos aceptado conceptos de masculinidad que son nocivos y cuestan mucho.
Noticia

En esta vida existe una terrible necedad por pertenecer a algo, sí, pertenecer, porque todo debe a huevo de tener una clasificación y todos tenemos que encajar en alguna. Este tipo de imposiciones de la sociedad llega también a cuestiones de género, porque se han encargado de dictar una tóxica idea de masculinidad a la que, para llegar, los hombres hacen todo, aunque les salga carísimo.

Acá en México vemos diario comportamientos que refuerzan lo que es ser un hombre, un macho alfa todo viril, fortachón que siempre tiene la razón, pero esto se vive en todo el mundo, es por eso que recientemente en un estudio realizado en Estados Unidos, se revela que la masculinidad tóxica le cuesta a los hombres $15.7 mil millones, sí, así de exagerado y así de verídico.

Pero a ver, ¿qué chingados sería la masculinidad tóxica? Los estándares que se tienen que cumplir para pertenecer a ella son muchos y pueden variar dependiendo el país, pero en general son los mismos. Ser un hombre significa ser autosuficienteser rudo, ser heterosexual, tener un físico atractivo, demostrar potencial sexual, ser quien mande en la relación e incluso mostrar “carácter” (o sea ser agresivo) para resolver problemas.

Sí, estos son de los más comunes y a lo mejor ustedes que nos leen dicen “ah no ma no me estás diciendo nada nuevo”, pues no, pero la bronca es que esto lo hemos normalizado tanto que sin quererlo, hemos aceptado este concepto de masculinidad que no debería ser. Y bueno, aquí el problema llega cuando los hombres se dejan llevar por la estandarización del género y tratan de demostrarlo de cualquier forma.

Es ahí cuando la mierda aparece y el dinero se desperdicia a lo pendejo. Para demostrar su masculinidad muchos usan la violencia, esta violencia genera accidentes y estos accidentes provocan gastos enormes en hospitales, medicamentos, etc. Un simple comentario machista puede causar traumas, y eso también puede provocar costos de terapias y gastos relacionados con la salud mental.

Accidentes de tránsito por estrés o por demostrar que manejas mejor; violencia familiar para demostrar quién manda en la casa; consumo de productos o espacios que te permitan tener un cuerpazo que te haga ver como “verdadero hombre”, hasta gastos provocados por suicidios; todo esto, entre muchas otras situaciones, fueron las que el estudio tomó para determinar el costo anual de la masculinidad tóxica, el cual como ya vimos, es una ridiculez.

Lamentablemente esto aún existe, pero tampoco podemos negar que hemos avanzado un poquito y que, mucha gente ya ha entendido que la masculinidad no tiene que ser así, y en realidad no es así. En estos tiempos de cambio, de tolerancia y respeto, tenemos que ser nosotros los que pasemos la voz y demos información necesaria para que estas actitudes desaparezcan ASAP, porque la neta, no las necesitamos.