‘Frida Kahlo: Appearances Can Be Deceiving’, exhibición en el Museo de Brooklyn
Un poco del arte y la vida de Frida están cautivando a miles de visitantes
Noticia

Pregunta seria, ¿habrá alguien que no sepa quién es Frida Kahlo? Sorry por empezar con esa pregunta tajante, pero la verdad es que Frida es una de las máximas referentes de la cultura mexicana a nivel mundial, nos guste o no. Y para muestra, en febrero el Museo de Brooklyn (un must para quienes vayan a Nueva York) inauguró una exhibición sobre ella que ha atraído la atención de muchísimos turistas.

El título de la exhibición es 'Frida Kahlo: Appearances Can Be Deceiving' y en ella los visitantes podrán imaginar cómo fue su vida, no solo a través de las pinturas y autorretratos que se le conocen, sino a través de sus pertenencias. Y es que los organizadores se rifaron y lograron que por primera vez muchos objetos que tanto Frida como Diego Rivera tuvieron en su vida en La Casa Azul de Coyoacán, fueran trasladados a este museo. O sea, no es cualquier expo chafita, estamos hablando de una expo choncha y con muchísima proyección internacional.

Quienes se den una vuelta, podrán conocer un poco más a detalle la visión de vida que Frida tuvo a partir de sus broncas de salud, y luego cómo fue cambiando todo con los asuntos socio-políticos en los que estuvo involucrada. Mucha de su identidad es compartida en la exhibición, desde su amor por las raíces y cultura mexicana, hasta su visión feminista, y esto no solo se muestra de forma abstracta con algunos textos, sino que se hace evidente gracias a sus pertenencias como ropa, películas, joyería y más. Los curadores hicieron muy bien su chamba.

O sea, mientras acá con nuestro hermoso malinchismo viralizamos memes que le tiran mierda a Frida, en New York gente de todo el mundo está agotando los boletos de esta exhibición. Y claro, todos tenemos derecho a elegir si el trabajo de alguien nos gusta o no, y también a opinar si debería o no representar la mexicanidad, pero a veces se nos olvida celebrar cuando lo nuestro deja de ser local y se convierte en mundial. Y sí, hay que celebrarlo.

La exhibición estará disponible hasta el 12 de mayo.