El sadfishing es ya toda una tendencia online
Attention seekers alert.
Noticia

Internet, esa arma de dos filos que tanto nos gusta y que usamos para miles de cosas tanto básicas como impensables, es ahí donde destinamos gran parte de nuestro tiempo, donde seguimos a la gente que nos gusta, creamos nuestros perfiles, y le entramos duro a las tendencias del momento, como el sadfishing.

¿El qué? El sadfishing es un término la neta nuevo, el otro día que lo descubrí leyendo y cuando lo platiqué con mis amix me vieron con cara de “wtf are you saying?”, porque nadie lo había leído o escuchado, aunque parece que su significado lo conocemos muy bien. 

Tooodsx hemos visto no una ni dos ni tres, sino cientos de historias online de personas que cuentan sus broncas emocionales, problemas que les están haciendo tener malos momentos y hasta influyendo en su salud mental, y también todxs hemos dicho en algún momento: “no mames, eso es fake”, “pobre morrx”, “se pasaron de verch”, etc. Pues es ahí donde vive el sadfishing, que no es otra cosa mas que esa costumbre de compartir online tus pedos emocionales, pero de una forma exagerada, con el objetivo de obtener simpatía de la gente.

Suena dlv, ¿no? Aunque pues no es nada raro o nuevo, tomando en cuenta en que vivimos en una época en la que la popularidad y la misma aceptación se mide a través de likes, views o streams, así que eso de que cualquier usuarix random publique algo para llamar la atención no me espanta. Peeeeero, el problema del sadfishing es que sus historias pueden ser fake o al menos, exageradas en algún momento, y ahí sí que se presenta un problema grande, a sabiendas que muchxs de nosotrxs pasamos por ratos sensibles de salud mental.

Entonces llega un momento en que dejamos de creer esa historia y así podemos mandar a esa persona alv, next, se divirtió un rato, le compramos su historia un rato, empatizamos un rato, todo para que al final solo buscara popularidad. Y es por eso que el sadfishing es una tendencia que puede joder más de lo que se cree, porque cuando alguien que de verdad necesita ayuda emocional y encuentre en línea la confianza que no tiene en vivo, pues se va a desahogar y sobre todo, va a esperar que la gente le de ánimos, sin embargo, corre el riesgo de que tampoco le crean, which is really sad. 

Por eso digo que internet es un arma de doble filo, porque aquí podemos sentirnos segurxs para muchas cosas, estamos súper acostumbradxs a interactuar online que confiamos más en gente desconocida para contar ciertas broncas, que en gente que en teoría es más cercana; pero por otro lado, el mundo virtual siempre va de la mano con lo fake, pues al final nunca sabemos si todo lo que vemos o leemos es genuinamente real o es inventado, y en cuestiones de salud mental, siempre será mejor acudir a un especialista, aunque nuestra primera opción siempre será platicarlo online. 

No sean así, amix, mejor no le entren a esto del sadfishing, bájenle a sus egos y si tienen algún asunto de inseguridad o algo parecido, háblenlo en vivo, porque con esta práctica, sin querer, podrían estar jodiendo a muchas personas.