El body positivity es irrelevante al elegir con quién salir
La discriminación por color o tamaño continúa súper vigente.
Noticia

Si entendiéramos que todxs somos hermosxs solo por el hecho de existir, todo sería bien distinto, lamentablemente, la historia nos ha llenado la vida de estándares que influyen en nuestra toma de decisiones. Gracias a esto, el movimiento body positivity a pesar de lo empoderador que es, sigue siendo irrelevante, porque al ver con quién salir o coger, la realidad es que discriminamos más de lo que imaginamos.

Y sí, aquí mismo les hemos dado varios ejemplos de gente chingona que se ama a sí misma y que cuando les critican pues les importa un carajo, eso es maravilloso, pero siendo sincerxs, la gente que se acepta tal y como es sigue siendo una minoría, y mucho sí tiene que ver con la sociedad, con las ideas que cada unx se hace del otrx, con las expectativas que cada quien se inventa a partir de reglas que, consciente o inconscientemente ha aceptado.

Este pedo lo vemos toooodo el tiempo. Por ejemplo, a cada rato en el cine o las series vemos que quienes tienen más éxito no solo en las relaciones, sino en la vida, son quienes tienen un cuerpo fitness y caritas bien cuidaditas, y eso pues provoca que lxs consumidores aspiren a ser como ellxs, lo que a su vez genera issues como masculinidad tóxica o depresión, entre tantas.

Y toda esa información que poquito a poco se nos ha metido en nuestras cabecitas, es la que guía nuestras decisiones al momento de buscar con quien salir o hasta con quién estimularnos. Por ejemplo, en las apps de ligue, es bien común que los hombres den swipe left a las chicas chubby, ya no digamos las plus size; o que las mujeres igual manden alv a los morros de estatura baja. Pasa lo mismo en los sitios de porno, las búsquedas benefician más a la gente snkinny y güerita o blanquita.

Que si es negra, que si es asiático, que si tiene cicatrices, que si trae granos, le hacemos el feo a cientos de personas justo por esos estándares que hemos aceptado, y aunque tampoco podemos negar que cada quien es libre de crearse sus fetiches y elegir quien le plazca, a veces no nos hemos dado cuenta de que, sin quererlo, la discriminación es un acto en el que estamos inmersxs mucho más seguido de lo que pensamos.

En fin, se trata de disfrutar la vida al máximo, y si nos dan chance de darles un consejo, quiéranse mucho, acéptense como son y acepten al mundo tal y como es, no debería ser tan difícil.