Chicas, ¡normalicemos los productos de aseo vaginal!
Sea cuestión de higiene, cuidado sexual o incluso vanidad, demos la bienvenida a estos productos.
Noticia

Si somos capaces de cuidar nuestros cuerpo, checarnos constantemente y ver si tenemos alguna enfermedad, ¿por qué no podríamos también cuidar nuestras zonas íntimas? Una  importante razón es por esa estigmatización de la vagina que existe en nuestro país (y en el mundo, de hecho), en la que su connotación sexual se toma a veces como algo vulgar y de alguna forma ofensiva, incluso para las mismas mujeres.

Eso es una jalada porque no tendría que ser así. De hecho, existe una constante sensación de vergüenza que las mujeres sienten por varias cosas, como su cantidad de vello púbico, por la que a veces descuidan esa zona íntima al grado de desconocer su propio cuerpo. ¡Hay que cambiar esto! Lo ideal sería aceptarnos tal y como somos y entender que nuestra belleza se encuentra en cada pequeña parte de nuestros cuerpos. Sin embargo, tampoco está mal que adicional a esa belleza natural agreguemos un poquito de cuidado por medio de ciertos productos.

Y esto puede generar cierto debate, lo cual está poca madre porque siempre es bienvenido ver distintos puntos de vista, aunque en algunos no estemos de acuerdo. Por un lado, existen las chicas que ya consumen estos productos. Que su vulva se vea bonita, huela rico y sobretodo, que esté fuera de algún tipo de riesgo, son los motivos para agregar estos productos a sus vidas. La decisión de usarlos es personal y nadie puede ni debe cuestionarla, al final todas las chicas podemos hacer con nuestra vagina lo que nos dé la gana.

Peeeero, por otro lado, están las mujeres que están en contra de estos productos por varios motivos. Cuestionan el pedo comercial, pues los artículos los hace una empresa a la cual solo le interesa la lana y le vale madres el cuidado de la mujer. Y también cuestionan la existencia de ellos gracias al prejuicio patriarcal, o sea, ¿por qué debemos embellecer algo que ya es bello? ¿Quién decidió cómo debe de verse una vagina? Y muchos etcéteras que la neta tienen sentido.

Estas posturas, tanto las a favor como las en contra son muy sensatas, ninguna tiene que ser la dueña de la razón y ninguna tiene que ser descalificada, es parte de el carácter, la forma de ser de la gente y los diversos puntos de vista que cada quien podamos desarrollar.

Y sí, a lo mejor hay cosas a las que llegamos gracias a la imposición y los tabúes de la sociedad, pero está bien chido que existan las alternativas que poco a poco nos ayuden a combatir eso y avanzar, porque es muy importante que seamos conscientes de cada zona de nuestro cuerpo y mandemos a la chingada los miedos e inseguridades que ciertos temas nos han causado. Aceptemos las cremitas, aceites y demás productos, no solo como algo relacionado con el placer sexual, sino de cuidado personal.