Charlie´s Angels, Terminator y otros reboots. Reboots everywhere!
La cultura pop parece obsesionada con retomar lo clásico.
Noticia

Hay algo de lo que nuestra generación no se puede quejar: tenemos una oferta enorme de contenidos. Y aunque mucho de lo que buscamos consumir es original (o al menos esa es la intención), pareciera que actualmente estamos obsesionados con retomar las cosas del pasado, por eso es ya bien común ver que se anuncie el reboot de x, y, o z movie.

Hacer nuevas versiones de algo que en su momento fue un hitazo ha sido un arma de doble filo, pues por default hay gente que esté de acuerdo y gente que se emputa. Por un lado, pues los tiempos cambian, la tecnología avanza y las mentes se abren a nuevos pensamientos, por eso muchos productores visualizan cómo sería aquella movie de hace 30 años con todas las características que envuelven a nuestra sociedad actual. Pero por otro lado, las mentes más puristas aborrecen este tipo de decisiones, pues prefieren que la obra original quede intacta, tal y como se hizo, tal y como se viralizó en su momento.

Seguramente existen muchos motivos por los cuales los reboots estén tan de moda, pero no podemos dejar de mencionar que, no dudamos ni tantito que algunos tengan un trasfondo político. Por lo mismo de que los tiempos cambian, pues ahora se busca poner contextos actuales en las historias antiguas, como por ejemplo la diversidad sexual, por eso ahora vemos más a personajes o actores LGBT+ que antes no fueron representados.

El recibir la aprobación de las generaciones jóvenes es una de las metas de las productoras, pues a pesar de que la esencia de las historias son las mismas, ahora se nos disparan chingos de mensajes acorde a la actualidad. Esto es algo que a mucha gente, principalmente la old school, no le gusta, porque para ellos se modifica un chingo lo original y pues así ya no vale la pena. Cada quien.

Ahora con Netflix y las demás plataformas de streaming es mucho más fácil hacer recorridos por la historia del cine y las series, así podemos ver las movies favoritas de nuestros papás y abuelos, pero muchas veces ni siquiera llegamos a verlas porque los nombres no existen en nuestras mentes, hasta que se anuncia el reboot y vemos el mame que provoca. Esa parte es muy buena, porque los reboots dan visibilidad a contenidos que fueron disruptivos y que probablemente ignorábamos.

Claro, cada que se estrena un reboot se mueve una estúpida cantidad de dinero, por lo que al final sigue siendo un negocio del que todos somos parte, pero bueno, mientras se rifen con la producción y las actuaciones, nosotros felices. Así que crucemos dedos para que los que vengan (cof cof, Charlie’s Angels) estén muy chingones.