Ataduras, erotismo y energía, el arte del Shibari es algo que llamará tu atención
Se utilizaba como práctica de tortura en la antigüedad
Noticia

Seamos sincerxs, todxs tenemos alguna fascinación o fetiche que nos prende o estimula, es algo bien natural que no tendría porqué darnos pena de aceptar. Para saciar esto, el universo nos ha regalado un chingo de prácticas, como la del Shibari, que literal significa “Atadura”.

El Shibari es proveniente de Japón y su origen no tiene naaada que ver con esto del placer, sino todo lo contrario, ya que se utilizaba como una sutil práctica de tortura por ahí del siglo XV, en la que los japoneses atrapaban a sus enemigos con cuerdas hasta dejarlos completamente inmóviles. Pero bueno, eso ya quedó en la historia (en teoría) y ahora le hemos dado la vuelta para convertir el shibari en todo un arte, en un motivo de gusto donde hasta la energía y el espíritu juegan un gran papel.

No los culpo si en sus mentes cochinas ya asociaron al Shibari términos como bondage o BDSM, no hay pedo, pero hay que aclarar que sí es una práctica distinta. El Shibari ya se practica en occidente (incluso acá en México también), pero una de las principales diferencias con el bondage, es que aquí las personas atadas no quedan completamente inmóviles, sino que su cuerpo queda en libertad para sentir y expresarse.

Aquí es donde entra al juego este asunto de la energía, porque los nudos se atan en lugares estratégicos con el objetivo de que se produzca mayor estimulación, se aligere el cuerpo y la persona libere mayores emociones (energía), misma que se traslada a la pareja (o grupo, en dado caso) que la usará a su favor para comenzar a jugar y crear esa experiencia de suma intimidad y erotismo.

Es una oportunidad bastante atractiva para experimentar y dejar flotar las sensaciones, sobre todo para quienes sean muy curiosxs y quiera abrir la confianza con su pareja. También está padre que hayan detallitos que puedan mejorar la experiencia, como los colores de las cuerdas o incluso los olores que las mismas puedan tener, además del espacio donde se realiza la práctica. Es también un pedo muy estético.

Y bueno, como seguramente ya les causó curiosidad y abrió un poco el apetito, les tenemos buenas noticias, porque la cultura del Shibari llegó a México y poco a poco va adquiriendo fuerza, así que si son de lxs que tienen miedo a ser juzgadxs, la neta manden ese miedo alv y atrévanse a experimentar. Para eso, hay gente especializada que puede hacer paro e instruirnos de buena forma. Recomendamos echar ojo a lo que el Instituto Mexicano del Shibari hace, y en una de esas se animan a meterse a algún taller, o algo parecido, en una de esas los próximos expertos pueden ser ustedes.