Amaiya Zafar y Zeina Nassar cambian las reglas para poder usar hiyab en el ring
Religión y deporte, dos fuentes de pasión y fanatismo a nivel mundial.
Noticia

Después de algunos años de descalificaciones, discriminación y luchar tanto arriba como fuera del ring, el esfuerzo que boxeadoras como Zeina Nassar y Amaiya Zafar han hecho, por fin tiene una recompensa. Estas mujeres -al igual que muchas otras deportistas- utilizan hiyab (velo islámico) a la hora de competir, lo cual ha provocado diversos puntos de vista tanto a favor como en contra, tanto de gente experta en los temas como de gente que no tiene nada que ver.

Las chicas tuvieron que vivir bastante tiempo con la frustración del reglamento, sin embargo, la Asociación Internacional de Boxeo ya entendió que en este mundo actual estamos en pleno proceso de apertura y diversidad, y recientemente modificaron las reglas, por lo que ahora, Nassar, Zafar y cualquier boxeadora musulmana, podrá utilizar el hiyab por razones religiosas, si así lo desea.

Estas boxeadoras tienen sueños por los que compiten, son mujeres que, al igual que cualquier otra deportista, entrenan, se disciplinan, se esfuerzan y dan lo mejor de sí mismas, su único “error” era usar un velo que claro, tiene que ver con una religión con muchas cosas cuestionables, pero, ¿cuál sería el problema de boxear con hiyab? ¿En qué afecta?

Aimaya Zafar sueña con representar a Estados Unidos en los próximos Juegos Olímpicos; Zeina Nassar sueña con un mundo donde las mujeres puedan competir en igualdad de condiciones. Ambas aman el boxeo y trabajan para  que el mundo se fije en ellas solamente por ello, no por su religión ni su vestimenta. Son mujeres cuya lucha continúa y esfuerzo, ya les ha dado sus primeras victorias.

El impacto ha sido tan grande que, Nike, una de las principales marcas de ropa deportiva a nivel mundial, ha reconocido sus logros y, a través de Zeina Nassar, promueven la acertada campaña que dice: “Don't change for the rules. Change the rules.” Y pues sí, nada mejor que cambiar las reglas, desestigmatizar la mente  y hacer que todo sea más equitativo.